Social Icons

17 diciembre 2012

Y para mi riñón, ¿qué?


En algunas ocasiones la Hipertensión Arterial y el resto de factores de riesgo cardiovascular (diabetes, hipercolesterolemia, etc)  pueden afectar al corazón, al cerebro o a los riñones. 

Algunas personas tienen afectados los riñones (enfermedad renal crónica) debido a la Hipertensión Arterial.
En estos casos, es importante seguir unas recomendaciones dietéticas estrictas tanto para controlar la tensión  como para proteger los riñones. 

Las recomendaciones dietéticas que pueden ayudarle son las siguientes: 



• Reducir o eliminar el consumo de sodio: es necesario disminuir el consumo de la sal de mesa y de los alimentos ricos en sal (salazones, cubitos de caldo o concentrados de carne, embutidos, aperitivos, etc.).

• Controlar el consumo de proteínas: se sabe que una dieta sin exceso de proteínas puede reducir la progresión de la enfermedad renal. Sin embargo, en la enfemedad renal se tiende a perder proteínas a través de la orina, por lo que debe compensarse esta pérdida para llegar a un equilibrio.

• Priorizar las grasas vegetales en lugar de las animales: debe ir reduciéndose el consumo de grasas de origen animal (mantequilla, tocino, etc.) y deben sustituirse en la medida de lo posible por las de origen vegetal (aceite de oliva, de maíz, margarina…).

• Reducir y controlar la ingesta de alimentos muy ricos en fósforo y potasio, sobre todo frutos secos, chocolate, queso curado, vísceras, algunas legumbres secas y algunas frutas (plátano), a fin de evitar la acumulación excesiva de estos elementos en el organismo.

• Evitar consumir los alimentos siguientes o hacerlo de manera muy esporádica:
− Vísceras en general (ricas en fósforo y muy ricas en sodio).
− Yema de huevo sola (muy rica en fósforo, máximo dos por semana).
− Patés, morcillas, salchichas, embutidos grasos (muy ricos en sodio).
− Pescados en aceite, en salsa, ahumados o en salmuera (ricos en potasio, en
fósforo y muy ricos en sodio).
− Bacalao salado, caviar, marisco, crustáceos y moluscos (muy ricos en sodio,
potasio y fósforo).
− Pescaditos pequeños que se comen enteros, pez espada y salmón (ricos en
potasio y muy ricos en sodio y fósforo).
− Conservas de carne, de pescado, etc. (muy ricos en sodio).
− Concentrados de carne o de pescado en cubitos (muy ricos en sodio).
− Bebidas de cola y otras bebidas gaseosas (muy ricas en fósforo y sodio).
− Frutos secos (muy ricos en fósforo y sodio).
− Legumbres: una vez por semana; ese día debe consumirse menos
carne, pescado y huevos.


fuente: servicio de Nefrología del Hospital Son Llàtzer (Palma de Mallorca)



14 diciembre 2012

La dieta dash


La dieta DASH es un programa alimentario que ha demostrado ser efectivo para prevenir o reducir la hipertensión arterial. Se ha comprobado que personas con tensión moderadamente alta, han logrado reducir su presión arterial a niveles normales siguiendo esta dieta.



La dieta DASH no contiene alimentos extraños y es fácil de seguir. Es baja en grasas saturadas, colesterol y grasas totales. Enfatiza el consumo de frutas, vegetales, leche y productos lácteos descremados o sin grasa.



Se denomina DASH por sus siglas en inglés “Dietary Approaches to Stop Hipertensión” (Enfoques Dietéticos Para Reducir la Hipertensión). El régimen DASH es producto de dos investigaciones realizadas hace algunos años por el Instituto del corazón, pulmón y sangre (NHLBI por sus siglas en inglés).

Además de ser una dieta que ayuda a reducir la presión arterial sin medicamentos, la dieta DASH es útil para la prevención de la Diabetes y constituye un estilo de alimentación de por vida altamente beneficioso y sostenible a largo plazo, así como recomendado por la Asociación americana del corazón.

La dieta DASH incluye alimentos ricos en vitaminas y minerales como el calcio, potasio y magnesio, los cuales se han relacionado con la reducción de la hipertensión arterial. Incluye proteínas, fibras y cantidades reducidas de grasas saturadas, colesterol, carnes rojas y dulces.

La mayor parte del régimen está compuesto de granos integrales, frutas y vegetales frescos, frutas secas, productos lácteos reducidos en grasas, carnes de aves, pescado y frutas secas.


La dieta DASH puede adaptarse a los requerimientos calóricos de cada persona. Aunque es beneficiosa para muchos, es más efectiva en grupos que consumen poco calcio, como los afro americanos y los ancianos.

Quienes siguen la dieta DASH deben adoptar un nuevo estilo de vida que incluye: consumir comidas bajas en sal y sodio, mantener un peso saludable, hacer suficiente actividad física y moderar el consumo de alcohol. Deben evitar la comida rápida, los alimentos enlatados o empacados, excepto aquellos que posean un bajo contenido en sodio.




A continuación encontrará un ejemplo de la dieta DASH, con un aporte de unas 2,000 calorías. El número de porciones al día dependerá de las calorías que necesite.

Productos de granos: 7 a 8 al día

1 rebanada de pan, ½ taza de cereal seco, ½ taza de arroz cocinado, pasta o cereal.

Vegetales: 4 a 5 al día
1 taza de vegetales crudos con hojas; ½ taza de vegetales crudos sin hojas; ½ taza de vegetales cocidos; ¾ taza de jugo de vegetal

Frutas: 4 a 5 al día
¾ taza de jugo de fruta; 1 fruta mediana; ½ taza de fruta fresca, congelada o enlatada; ¼ taza de fruta seca

Derivados lácteos (sin grasa o bajos en grasa): 2 a 3 al día
1 taza de leche sin grasa o leche de 1%; 1 taza de yogurt con baja grasa; 1½ oz. queso sin grasa

Carnes, aves y pescado: 2 o menos al día.
3 onz. De carne asada o al horno, pollo sin pellejo o mariscos

Nueces, Semillas y frijoles: 4 a 5 por semana
½ taza de frijoles cocinados; 1/3 taza de nueces; 2 cucharadas de semillas de girasol

Grasas, aceites y aderezos: 2 a 3 al día
1 cucharada de aceite o margarina suave; 1 cucharada de mayonesa regular; 1 cucharada de mayonesa baja en grasa; 1 cucharada de aderezo regular; 2 cucharadas de aderezo claro

Botanas y dulces: 5 por semana.
1 fruta mediana; 1 taza de yogurt bajo en grasa; ½ taza yogurt congelado bajo en grasa; ¾ taza de bizcoches secos (pretzels); 1 cucharada de jarabe de arce, azúcar, jalea, o mermelada


fuente: ladietadash.com

05 diciembre 2012

Un consejo de salud...

La actividad física es una de las principales medidas para mantener una buena salud. 

Los beneficios que comporta tanto en personas sanas como para  el control de los factores de riesgo cardiovascular (hipertensión arterial, diabetes mellitus) y las enfermedades cardiovasculares han sido demostrados en diferentes estudios científicos. 

En general, la actividad física: 


 -Disminuye el riesgo de mortalidad por enfermedades cardiovasculares en general. 
- Previene y/o retrasa el desarrollo de hipertensión arterial, y disminuye los valores de tensión arterial en hipertensos
 -Mejora el perfil de colesterol en sangre
 -Disminuye el riesgo de padecer diabetes
 -Mejora la digestión y el ritmo intestinal. 
 -Disminuye el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer, como el de colon.
- Mejora el control del peso. 
 -Puede ser beneficiosa para la artrosis.
 -Puede mejorar el dolor de espalda
- Mejora la imagen personal y permite compartir una actividad con la familia y amigos. 
-Ayuda a liberar tensiones y mejora el manejo del estrés. 
- Ayuda a combatir y mejorar los síntomas de la ansiedad y la depresión

fuente: elblogdelhipertenso.blogspot.com.es














El Proyecto EscalerasEsSalud es una iniciativa dentro del Plan de Actividad Física y Alimentación Equilibrada (PAFAE) de la Consejería de Salud y Bienestar Social de la Junta de Andalucía dirigida a entidades públicas y privadas y a población en general que tiene como objetivo la promoción de la actividad física en la población.
El incremento del uso de escaleras se relaciona con beneficios para la salud y por ello esta actividad es recomendada por las guías clínicas que versan sobre el aumento de la actividad física



03 diciembre 2012

Vengo a hacerme un chequeo (medidas de prevención)


Muchas personas sin enfermedades conocidas, acuden anualmente a su médico para hacerse un "chequeo". Suelen acudir a la consulta con el motivo: "vengo a mirarme el colesterol" o "quiero saber si tengo azúcar". Es decir, solicitan un "cribado" de ciertas enfermedades frecuentes como puede ser la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia (cifras de colesterol elevadas) o diabetes mellitus. 

Existen diferentes recomendaciones de las sociedades científicas) para la búsqueda de enfermedades en personas sanas. 

En cuanto a los estilos de vida saludable y factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares se recomienda en general: 


Hipertensión arterial (cifras de tensión arterial elevadas)


Medir la TA, al menos una vez hasta los 14 años edad
Cada 4  o 5 años desde los 14 hasta los 40 años de edad
Cada 2 años a partir de los 40 años, sin límite superior de edad

Hipercolesterolemia (cifras de colesterol elevado)


 Al menos una vez en los hombres antes de los 35 años y en las mujeres antes de los 45 años de edad; 
después, cada 5 o 6 años hasta los 75 años de edad, y en las personas mayores de 75 años se realizará una 
determinación si no se les había practicado ninguna anteriormente

Diabetes mellitus 

No se recomienda el cribado poblacional


Se recomienda la determinación de la glucemia en personas con riesgo alto  de padecer diabetes a partir de los 45 años y anualmente: antecedentes familiares de primer grado, sobrepeso / obesidad,  hipertensión arterial, hipercolesterolemia (colesterol elevado), diabetes gestacional. 

fuente: blogdelhipertenso.blogspot.com.es



Me han dicho... (mitos de la hipertensión)


En ocasiones, en la consulta médica se oyen algunas expresiones en relación a la tensión arterial: "soy de tensión baja", "tengo la mínima muy alta", etc. 

Este post puede serle de utilidad para desmitificar algunas de ellas. Si quiere conocer más, puede "pinchar" el enlace  del club del hipertenso de la parte inferior.


 1.”No soy hipertenso, mi presión es nerviosa.”

El estrés o “los nervios” pueden elevarla presión arterial en momentos determinados pero no son causa de hipertensión establecida. En una persona sana las cifras se elevan poco y rápidamente vuelven a la normalidad. Sin embargo, los hipertensos presentan alteraciones de las paredes arteriales,lo que provoca que reaccionen de forma exagerada a las situaciones de estrés con elevaciones importantes y mantenidas de la presión arterial.

  1. “Mi tensión es de familia.”
Efectivamente, la hipertensión tiene un componente hereditario y si se tienen familiares con hipertensión es más probable padecerla, pero ello no significa que sea normal; la hipertensión no tratada conlleva múltiples complicaciones por lo que es necesario tomar tratamiento.

  1. “Tengo la presión descompensada.”
Desde el punto de vista médico no existe la presión descompensada. El término se utiliza popularmente cuando las presiones máxima y mínima tienen valores muy cercanos, pero en realidad lo importante es que ambas presiones estén dentro de los limites de la normalidad sea cual sea la diferencia entre ellas. Por ejemplo, tener 120/100 mmHg no es importante por los 20 mm de diferencia entre los dos valores, sino por tener una mínima de 100 mmHg que es un valor elevado.
  1. “Lo importante es tener la mínima controlada.”
Durante un tiempo se pensó que era así pero en la actualidad se ha comprobado que es necesario el control adecuado tanto de la mínima (diastólica), como de la máxima (sistólica), ya que la elevación de cualquiera de ellas conlleva un mayor riesgo cardiovascular.


5.“Es normal la tensión alta en los mayores.”

Aunque es cierto que la presión arterial puede aumentar con la edad, ello no significa que sea normal, ya que la elevación supone un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares e incluso de muerte. En los mayores, al igual que en los adultos jóvenes, la presión arterial no debe superar los 140/90 mmHg.
  1. “Mi presión solo está alta cuando voy a la consulta.”
Algunas personas pueden experimentar lo que se llama “hipertensión de bata blanca” cuando
se encuentran en consulta. Esto significa que la presión arterial se eleva temporalmente debido a la tensión nerviosa. Muchas cosas pueden afectar su presión arterial, el estrés, el esfuerzo físico, una emoción violenta, el cansancio físico o intelectual. Controlarse la presión en su domicilio (automedida) aporta información para su médico. Pero cuando en esos registros Ud. advierta presiones mayores a 135-85 mmHg consulte.


MITOS EN HIPERTENSION







fuente: el club del hipertenso