Social Icons

La hipertensión arterial


¿Qué es la hipertensión arterial?

Es una enfermedad crónica caracterizada por el aumento de las cifras de presión arterial por encima de 140 de máxima y/o 90 de mínima que lesiona las arterias y los órganos internos, en cuyo desarrollo influye la herencia y los hábitos de vida.

Es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular y con el paso del tiempo provocar enfermedades del corazón, del rinón y/o del cerebro si no se controla adecuadamente.

El daño es mayor aún, cuando se asocia a diabetes, tabaquismo, elevación de las grasas o del colesterol, sedentarismo u obesidad (entidades llamadas factores de riesgo vascular).

¿Cuáles son los factores de riesgo cardiovascular?
  • Edad, sexo, antecedentes familiares
  • Tabaquismo
  • Hipertensión arterial
  • Diabetes 
  • Hipercolesterolemia (elevación de las cifras de colesterol)
  • Sobrepeso / Obesidad
  • Sedentarismo
  • Otros
¿Quienes tienen riesgo de padecer hipertensión arterial?

Personas que tienen:
  • Historia familiar de padre o madre hipertenso; con enfermedad cardíaca o con diabetes.
  • Más de 60 años de edad.
  • Sobrepeso u obesidad, y especialmente obesidad central (donde la grasa de acumula sobre todo en el abdomen con medida de la cintura mayor de 102 cm. en el hombre y 88 cm. en la mujer).
  • Niveles inadecuados (elevados) en sangre de colesterol y otra grasas.
  • Malos hábitos dietéticos (consumo de mucha sal y grasas, pocas verduras y frutas).
  • Historia de tabaquismo.
  • Sedentarismo o escasa actividad física.
  • Excesivo consumo de alcohol

¿A qué es debida la hipertensión arterial ?

En la mayoría de los casos la causa de la hipertensión es desconocida. Tan solo en un número reducido de casos será consecuencia de otras enfermedades.


¿Qué síntomas produce?

Habitualmente la persona que sufre de hipertensión no tiene síntomas y se descubre casualmente.


Si existen síntomas (cosa inhabitual), podrían incluir: cefaleas, dolor u opresión en el pecho, sangrado nasal, ver estrellitas y/o sentir zumbidos en el oído.


¿Cuáles son las medidas de tratamiento?


Las modificaciones en el estilo de vida no saludables son clave para mantener una presión arterial normal. Su médico se lo sugerirá antes de recetarle medicación. Estas medidas son fundamentales para que los medicamentos sean efectivos en bajar la presión.
  • Dejar de fumar. 
  • Perder peso. No solo disminuye la presión arterial, sino que revierte el daño cardíaco causado por la hipertensión y previene la aparición de otras enfermedades como la diabetes.
  • Coma adecuadamente: ciertos estudios muestran que una dieta baja en sal y grasas y con abundantes frutas, vegetales y granos puede, significativamente descender la presión arterial.
  • Haga ejercicio. Una actividad aeróbica regular, como caminar tres o cuatro veces a la semana durante 45 minutos, puede hacer descender la presión. La regularidad en el ejercicio es tan importante como la intensidad.
  • Limite el alcohol. 
  • Reduzca el stress. Los factores emocionales tienen un rol importante en la hipertensión.
¿Qué puede pasar si no se controla?

El aumento de la presión de la sangre puede dañar el sistema vascular, por lo que cualquier órgano puede resultar afectado. Por ejemplo, el corazón debe realizar un mayor trabajo para bombear la sangre y con el tiempo puede crecer de tamaño.
Consejos para la prevención de la hipertensión y su control
  • Vigile periódicamente su tensión arterial (sobre todo a partir de los 40 años edad o bien si existen tiene antecedentes familiares de hipertensión). 
  • Evite el sobrepeso y la obesidad. En ocasiones, tan solo bajando el peso se consigue reducir la presión arterial. 
  • Realize ejercicio físico adecuado a sus posibilidades y evite el sedentarismo. 
  • Disminuya el contenido de sal al preparar sus comidas y los alimentos salados. 
  • Modere el consumo de alcohol. 
  • Reduzca al mínimo las grasas animales de su dieta. Consuma frutas y verduras a diario. 
  • No fume. 
  • Siga rigurosamente el tratamiento prescrito por su médico y no lo interrumpa sin su conocimiento. 
  • Si además padece otros factores de riesgo cardiovasculares (colesterol elevado, diabetes, etc) cumpla las recomendaciones pertinentes. 

La dieta

La alimentación es la principal medida del paciente hipertenso. A pesar de cumplir un tratamiento médico indicado, si no se cumple una correcta dieta, puede ser que su tensión arterial no se controle. 

No hay una dieta ideal sino unos consejos en cuanto a la alimentación:
  • Reduzca el consumo de sal de su dieta (es la medida más efectiva a corto plazo). La sal es necesaria para el organismo pero su exceso puede provocar aumento de tensión arterial, retención de líquidos, etc. Se aconseja que no se superen los 2-3 gramos de sal al día. Para condimentar la comida puede utilizar pimienta, limón, ajo o hierbas aromáticas. Los alimentos precocinados o conservas tienen un contenido elevado en sal, por lo que debería rechazarlos. Reduzca el consumo de embutidos, jamón y tocino. 
  • Aumente el consumo de potasio, calcio y magnesio. Para ello, aumente el consumo de legumbres, frutas, verduras y derivados lácteos bajos en grasas y en general, reduzca al mínimo el contenido en grasa animal de la dieta.
  • Modere el consumo de bebidas alcohólicas. No exceda el consumo de vino tinto en más de 1 vaso al día. 
Ejercicio físico

La realización de ejercicio físico adecuado a las condiciones de cada paciente es altamente beneficioso para el hipertenso. 

El mejor ejercicio físico es el continuo y mantenido en el tiempo (por ejemplo caminar por terreno llano durante 20-30 minutos al día, 4 veces a la semana).

Para incrementar el ejercicio físico se pueden utilizar varios "trucos": use las escaleras en lugar del ascensor;  si utiliza coche, aparque dos manzanas antes para ir andando a su casa o al trabajo; si utiliza autobús bájese dos paradas antes de su destino. 

La actividad que realiza grandes esfuerzos, esfuerzos extenuantes o grandes cargas no se aconseja de modo mantenido en el paciente hipertenso.


Última actualización: 15 de marzo de 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario